Christof »Fifty« Höfer #73 y Nate »N8!« Kern #12 finalizan la BMW BoxerCup 2019 con una actuación sobresaliente, haciéndose con el primer y el segundo puesto

Es oficial desde el domingo 29 de septiembre de 2019, día en que se disputó la última carrera en Hockenheim: Christof »Fifty« Höfer #73 y Nate »N8!« Kern #12, del equipo Wunderlich MOTORSPORT, se han hecho con los dos primeros puestos de la BMW BoxerCup, una competición de motociclismo muy reñida y popular disputada en pistas legendarias de Europa, que ha sido rediseñada para la edición de 2019. Los trofeos se encuentran ahora en la nueve sede empresarial de Wunderlich, ubicada en el Innovationspark Rheinland de Grafschaft-Ringen, Alemania.

Frank Hoffmann, gerente de Wunderlich y jefe del equipo, afirma lo siguiente: «Compartimos la alegría de "Fifty", que ha ganado la BoxerCup 2019, y "N8!", que se hizo con el segundo puesto; asimismo, felicitamos a los dos de corazón por su excelente actuación dentro del equipo. Ambos pilotos han disputado cada carrera de la temporada con dureza, pasión y deportividad, causando entusiasmo entre el público. El primer puesto de "Fifty" estaba asegurado mucho antes del final de la competición, pero encontró en "N8!" a un rival igual de perseverante. "N8!", nuestro veterano de Estados Unidos, tiene mucha experiencia con motocicletas Boxer, y depositamos toda nuestra confianza en él por sus cualidades únicas y especiales. Por otro lado, la virtud más destacada de "Fifty" reside en los amplios conocimientos que posee sobre los distintos circuitos. A pesar de la evidente rivalidad, los dos deportistas han conformado un auténtico equipo. Por último, lo que más me alegra es que este campeonato y subcampeonato, tan importantes para nosotros, se han logrado coincidiendo con la inauguración de nuestra nueva sede empresarial, ubicada en el Innovationspark de Graftschaft-Ringen, Alemania, por lo que tenemos dos motivos para celebrar».

¡Sin los mecánicos de boxes no habríamos logrado estas victorias!

No hay duda de que las victorias y los éxitos solo se logran con un equipo que, en la sombra, prepara las motocicletas con minuciosidad, completa las paradas correctamente durante las carreras y, en caso de surgir problemas técnicos, decide rápidamente lo que debe hacerse. Para la RLC —la copa Reinoldus de larga distancia, disputada en el circuito Nürburgring—, han trabajado juntos empleados de Wunderlich procedentes de distintos departamentos, cuyo entusiasmo contagia a todo el equipo. En el equipo de boxes destacan tres hombres cuyo sentido común, experiencia, profesionalidad y conocimientos técnicos resultan imprescindibles: nos referimos a Christian Reifert, Sebastian Klettke y Peter Schwellenbach.

Algunos secretos del equipo BoxerCup de Wunderlich MOTORSPORT

Un breve artículo sobre el deslizamiento de cilindros, un auténtico espíritu de equipo y acerca de cómo se conduce una Boxer a toda velocidad

Autor: Toni Börner

En 2019 volvió la BMW BoxerCup. Una edición distinta a la primera, que formaba parte del Grand Prix de motociclismo, y con una R nineT similar a la de serie y rápida como una flecha. Wunderlich, con su división BOXER-SPIRIT, es uno de los proveedores internacionales con la gama de productos más amplia para modificaciones de cualquier modelo R nineT. Wunderlich MOTORSPORT llegó a la cima del éxito en Pikes Peak y la copa de larga distancia del circuito Nürburgring. De ahí surgió la idea de unir a BOXER-SPIRIT y MOTORSPORT: Nate »N8!« Kern, de Estados Unidos, y Christof »Fifty« Höfer, campeón de la copa Suzuki GSX R1000, debían luchar para lograr victorias y tener opciones para hacerse con el campeonato.

«Lo cierto es que yo no quería seguir participando en deportes de motor», decía Frank Hoffmann, gerente de Wunderlich, con una sonrisa en la cara. Sin embargo, el deporte de motor es un virus para el que no hay remedio: «Cuando supimos que el campeonato se celebraría, hablamos sobre Nate Kern (en alguna ocasión directamente con BMW). Por supuesto, sabía quién era: lleva años conduciendo motocicletas BMW y viene de Estados Unidos, un mercado importante para nosotros».

Todos los miembros del equipo dicen que Kern es el «dinosaurio» de las Boxer: cuando nació Nate Kern, en lugar de un pan bajo el brazo, llevaba una Boxer en miniatura. Años más tarde, a principios del siglo XXI, el piloto norteamericano participó en la primera edición de la BoxerCup en Daytona.

Kern ríe cuando le hablamos sobre las Boxer: «Me fascina correr al límite con una moto BMW de carreras con motor bóxer, y supone todo un reto para mí. No quiero ponerme demasiado filosófico, pero creo que, al igual que no se puede juzgar un libro por su portada, tampoco debe juzgarse una motocicleta de competición por la disposición de sus cilindros». La fascinación que siente Kern por este concepto de motor permanece inquebrantable casi veinte años después. «El motor bóxer mosquea mucho a la gente; incluso a mí me sigue molestando». Kern destaca ese sentimiento, que lleva años acompañándole; es una sensación de la vieja escuela, como dice el estadounidense, que aparece mientras se conduce una Boxer; tecnológicamente, las R nineT son magníficas, pero conservan las sensaciones y las técnicas que se necesitan para pilotar una Boxer con habilidad y al límite. Es un acto de equilibrismo muy divertido».

No obstante, Kern no tuvo las cosas fáciles durante la competición, ya que Wunderlich puso a Christof Höfer como su compañero de equipo, un piloto rápido como una flecha. Höfer fue campeón de la copa Suzuki GSX R1000, y en 2018 quiso estar entre los mejores alemanes de la IDM Superbike; sin embargo, una lesión complicada de hombro le hizo retirarse de la carrera. «Este año quise volver a aprovechar como fuera la oportunidad que perdí en la IDM Superbike», afirma Höfer.

«Quería competir a toda costa, pero no había suficiente presupuesto». A Höfer se le cayó el ánimo por los suelos, pero es una persona muy positiva que ha resistido más de un embate a lo largo de su vida, superando siempre las adversidades. «Cuando se cierra una puerta, a veces vuelven a abrirse dos o tres», dice Höfer. «Entonces recibí la llamada de Frank Hoffmann, gerente de Wunderlich: "Fifty, ¿te apetece competir en la BoxerCup para Wunderlich MOTORSPORT?"»; claro que le apetecía. Höfer y Hoffmann se conocen desde años, e incluso han competido como rivales. Por cierto, no tiene que renunciar a correr con la 1000 de cuatro cilindros, puesto que Wunderlich MOTORSPORT también participa con la RR en la copa Reinoldus de larga distancia, disputada en Nürburgring. En definitiva, contamos con Höfer desde 2019.

Kern también tiene experiencia con la Superbike muniquesa, fabricada en Berlín-Spandau. En Estados Unidos es el embajador de la BMW S 1000 RR más querido por el público; sin embargo, ello no merma su pasión por el concepto Boxer. Así, surgió una idea en el seno del equipo: Höfer conoce el circuito, y Kern la Boxer. Durante las primeras sesiones de entrenamiento de fin de semana, los compañeros de equipo —y máximos rivales— trabajaban juntos; o, al menos, casi siempre.

Nate Kern aprendió una lección en Lausitzring a principio de temporada. Efectivamente, el «dinosaurio» de las Boxer tiene una dilatada experiencia, pero no necesariamente en lo que respecta al rendimiento deportivo. «Vaya, no me lo esperaba: tengo que volver al gimnasio porque mi forma física no es suficiente para ganar a Fifty», dijo el estadounidense después de las dos primeras carreras. «Creo que él pensaba que iba a ser más fácil de lo que fue; por supuesto, me alegro de ello», responde Fifty sonriendo. Los dos se profesan un respeto absoluto: «Aunque tengo mucho apetito de victoria y quiero darlo todo en cada carrera», afirma Höfer. «Nate también tiene el mismo apetito que yo». Los circuitos de Höfer y los secretos de las Boxer de Kern: ese es el trato que ambos compañeros de equipo suscribieron. Nate nos habla un poco sobre la técnica de conducción: «Lo fundamental son las curvas: en las curvas lentas, no debes conducir demasiado plegado; en las rápidas, es justo lo que tienes que hacer, pero nunca debes echar demasiado el cuerpo porque al cabo de un rato acabas cansado, pues estas Boxer, parecidas a la de serie, pesan mucho, aunque también son muy dinámicas. Cuando has conducido una temporada entera a los lomos de una Boxer de carreras, te conviertes en un mejor piloto», afirma Kern convencido. En su opinión, en el equipo de Wunderlich se combinan tres generaciones: «Por un lado tienes el estilo de conducción de Frank y, por otro, el de la generación joven que representa Fifty», dice Kern. «Yo me muevo entre esas dos generaciones. Hay que encontrar la combinación adecuada entre las fórmulas nuevas y las antiguas que ya han funcionado».

Frank Hoffmann no quiere desmentir la indirecta que lanza Kern. «Este tipo de motocicleta requiere mucho esfuerzo físico para pilotarse», afirma el gerente de Wunderlich y jefe del equipo, que ha ejercido como piloto de desarrollo y pruebas para la BoxerCup de este año. «Los chicos más jóvenes tienen ventaja gracias a su estilo de plegada. Los más veteranos ya no pueden competir igual, ya que pilotan con un estilo de la vieja escuela, que es el mío. A esta motocicleta tienes que sacarle el máximo de velocidad; para ello, debes deshacerte de su centro de gravedad. Ese no es mi estilo, sino más bien el de los más jóvenes. Desde fuera resulta muy espectacular e impresionante ver lo rápido que pueden conducirse estas motos».

«Hay pilotos que han ganado campeonatos nacionales de Superbike o incluso carreras de MotoGP que nunca han pilotado con plegada», prosigue Kern. «Pero sobre una Boxer debes usar tu cuerpo para que las culatas queden despejadas, porque no se puede pilotar con mucho ángulo de inclinación. Cuando la postura del cuerpo es correcta en solo un 80 por ciento, el cilindro toca el suelo, lo que, sin duda, provocaría una caída, saliendo despedido en función de con qué cilindro te deslices. Si lo haces con el cilindro izquierdo, que está alojado en una posición mucho más adelantada que el derecho, debido al desplazamiento asimétrico de los dos cilindros, la rueda delantera será la primera en salirse; si el cilindro derecho es el primero en tocar, será la rueda trasera la que se salga primero. Empiezo a deslizarme con los cilindros solo al final de las carreras, cuando las fuerzas empiezan a fallar y mi cuerpo se resiste a las plegadas».

Hoffmann también lo sabe bien: «Cuando el cilindro toca el suelo, la moto deja de correr dentro del radio en el que debería correr; lo mismo pasaba con las motos más antiguas de la BoxerCup. La moto corre dentro de un radio más amplio, y tienes que conservar la calma para, después, recuperar el ángulo de inclinación y volver a correr dentro del radio en el que debes correr. Parece algo tonto, pero funciona de alguna manera. Hay relativamente pocas caídas, y cuando se producen, la moto no suele sufrir muchos daños, ya que su equipamiento es muy espartano; son muy resistentes. Esta categoría es perfecta para quien quiera probar un deporte de motor».

Cuando hablamos con Kern, no pasa desapercibida la pasión que estos temas le despiertan; no obstante, en un momento de la conversación se resiste a seguir hablando. «No quiero desvelar demasiados secretos», dice con una mirada pícara en dirección a Höfer, su compañero de equipo. «Fifty es joven, quiere ganar y pertenece a una generación que pregunta sobre todo y que todo lo quiere saber. Todo lo que sé sobre la Boxer lo aprendí de Stephane Mertens, aunque él no me contó nada, sino que lo copié mirando lo que hacía en la BoxerCup original. Desde 2004 solo he pilotado motos BMW».

Höfer sabe que aún puede aprender más, incluso después de haber dominado en la BoxerCup 2019 y haber ganado la mayoría de las carreras. «No tengo ni idea de por dónde empezar y por dónde terminar», dice sobre las diferencias entre las motos de 1000 cc, que ha conducido hasta ahora, y las R nineT. Por supuesto, lo primero que se le viene a la cabeza son los cilindros: «Apuntan mucho hacia afuera», comenta riéndose. «Y hay que saber cómo se levantan al acelerar. Las curvas hacia la derecha se toman con un radio distinto que las curvas hacia la izquierda». En definitiva, se trata de una motocicleta para expertos, ya que, entre otros motivos, no incorpora un embrague con sistema antirrebote. «Te lo pasas muy bien conduciendo esta moto, pero es muy complicada de manejar. No tiene nada que ver con una Superbike, salvo que el puño del acelerador se encuentra más a la derecha. Nate, estrella estadounidense de las Boxer, es la persona adecuada para nosotros, ya que podemos aprender mucho de él».

El final de temporada en el Hockenheimring en la repetición

Phone: +34 900 802474
La nueva APP Wunderlich
La nueva APP Wunderlich
Cerrar