Sobre los conos y los bastones: la percepción de la luz.

¿Cuántos lúmenes tienen los MICROFLOOTER y los ATON?

A menudo nos preguntan cuántos lúmenes tienen nuestros faros auxiliares MICROFLOOTER y ATON. En principio, se trata de una buena pregunta; sin embargo, su respuesta solo refleja una media verdad, puesto que el número de lúmenes por sí solo únicamente »arroja luz« sobre un aspecto.

Además del valor específico del flujo luminoso que emite una fuente de luz, expresado en lúmenes, existe otro aspecto de igual importancia que debe tenerse en cuenta: la sensibilidad del ojo humano a la hora de percibir la luz, un aspecto que se analiza e investiga en el ámbito de la fisiología de la percepción.

La percepción de la luz

La llamada fotorrecepción de la luz, es decir, la capacidad de percibir la luz con el ojo humano, se limita a un espectro luminoso de entre 380 nm (luz violeta) y 640 nm (luz roja). Por debajo de 380 nm se encuentra el rango de la luz ultravioleta (UV), mientras que por encima de 640 nm se encuentra el rango de la luz infrarroja (IR). Los rangos UV e IR no son perceptibles ni visibles por los seres humanos; literalmente, somos ciegos a estas longitudes de onda, ya que carecemos de los receptores necesarios. El espectro abarca desde la luz azul, percibida como fría, hasta la luz roja, percibida como cálida.

Asimismo, se distingue entre las visiones diurna, nocturna y crepuscular, para las que son responsables distintos receptores: los llamados «conos» de la retina son responsables de la visión diurna, mientras que los «bastones», más sensibles a la luz, son responsables de la visión nocturna. Durante las horas crepusculares, tanto los conos como los bastones son responsables de percibir la luz.

Los bastones, con los que se percibe la luz nocturna, no solo son más sensibles a la luz, sino que también cuentan con una mayor sensibilidad para la parte azul y fría —es decir, de onda corta— de la luz. Por este motivo, y a modo de ejemplo, a menudo percibimos la luz lunar con un tono azulado.

La conclusión que se extrae de estos conocimientos consiste en que, a la hora de concebir un faro auxiliar para la noche, tiene sentido emitir una luz azul, fría y de onda corta para reforzar notablemente la percepción del ojo humano.

Conclusión

En resumen, resulta obvio que se prefiera un valor de lúmenes alto; no obstante, en cualquier caso merece la pena considerar los conocimientos de la visión desde una perspectiva fisiológica de la percepción con el fin de establecer el espectro de luz emitido. Esta es la razón por la que los faros MICROFLOOTER y ATON emiten una luz azul de onda corta, lo que refuerza una visión rica en contrastes durante la noche.

Por otro lado, el valor de flujo luminoso de nuestros faros auxiliares MICROFLOOTER y ATON se encuentra en un rango aproximado de 1000 lm (lúmenes)

» Haga clic aquí para ir directamente a Microflooter

» Haga clic aquí para ir directamente a Atons

Phone: +34 900 802474
La nueva APP Wunderlich
La nueva APP Wunderlich
Cerrar