BMW R-Serie - R 18 +++ NUEVO +++

BIG-BIG BOXER-SPIRIT!

Wunderlich R 18: Con la protección del motor, la barra de mariquita y el soporte lateral de la matrícula en la prueba final.

Es una buena noticia que en BMW se hayan mantenido fieles a sí mismos con este proyecto, aunque lo cierto es que la palabra «proyecto» se queda corta ante una obra de la ingeniería frente a la cual no son pocas las personas que expresan veneración cuando la observan por primera vez: no sienten que se hallan frente a un proyecto, sino más bien ante una máquina de aspecto imponente y gran carácter. No sorprende que esta moto ya destaque indiscutiblemente en solitario en la variada gama de productos de BMW.

Incluso para aquellas personas que estén familiarizadas con la marca alemana, lleva algo de tiempo entender esta moto y su estilo: se trata de una Cruiser; una Cruiser interpretada y celebrada totalmente al estilo de la marca bávara; una Cruiser que no puede compararse con su apagada antecesora de color crema —o más bien del color de una cáscara de huevo—, la cual quiso dejar huella hace veinte años, pero fracasó en el intento. Ahora, se ha concebido una versión más inteligente.

Si uno se acerca a la BMW R 18 y trata de entenderla, quedará fascinado de muchas maneras por esta moto, que sintoniza con la marca, autenticidad, filosofía, espíritu e historia de BMW.


Con casi siete quintales, esta BMW es pesada, y la calidad que transmite tanto por el tacto como por la vista habla por sí sola. No obstante, al igual que su peso, se percibe rápidamente la esencia de esta BMW: su valor. Gracias a la postura sentada baja y el manillar ancho, los siete quintales de esta moto se manejan a la perfección, tanto de pie como sentado.

Si uno se sienta sobre ella, quedará fascinado por el ímpetu visual de los dos cilindros del motor refrigerado por aire y aceite, el cual, además, podría dar la impresión de ser un buen motor de avión si estuviera montado debajo del capó de un avión monomotor. El ímpetu físico de esta BMW se nota en cuanto se activa el estárter. A aquellas personas con poca experiencia se les recomienda colocar antes la pierna izquierda con firmeza para compensar el potente retroceso que genera el par del motor bóxer. Una vez detenida, es todo un placer usar el puño del acelerador para sacar a la Big Boxer del letargo de su intenso ralentí;

al ponerla a rodar, lo que sucede a continuación es toda una revelación si se compara con la mayoría de motos Cruiser. La clásica postura sentada, en la que los pies se colocan sobre las estriberas por delante de la pelvis, permite conducir de una manera relajada, perfecta y activa con un impresionante régimen de par: mejor imposible. La diferencia con respecto a la competencia reside, sin duda, en la suspensión, que se extiende estoica y a prueba de torsión hasta el extremo del margen de inclinación con unas dimensiones precisas. Por otro lado, tres discos de freno de 300 mm (y un freno manual parcialmente integral) detienen la moto con fiabilidad.

La R 18 aúna las propiedades típicas de una Cruiser y las virtudes de una BMW; eso es precisamente por lo que destaca esta moto, lo que hace que sea mejor y lo que la distingue de los competidores estadounidenses: predecible y cómoda y con una suspensión segura, unos frenos decentes y un chasis sin torsión.

El valor que caracteriza a la R 18 se debe a su calidad perceptible, aspecto equilibrado y materialidad. En estos tiempos de relojes inteligentes, esta moto asume el papel de un reloj mecánico analógico, símbolo de una sencillez reconfortante expresada con un estilo diáfano y unas formas técnicas rectilíneas.

Toda aquella persona que conozca bien la historia de BMW —sabemos que es el caso de muchos de ustedes— sabrá interpretar esta moto, así como ver reflejada la historia de BMW en ella. En su espíritu alberga los éxitos del pasado de las Boxer de BMW desde 1923. Ante todo, se trata de un diseño casi centenario del motor bóxer de montaje longitudinal y provisto de transmisión cardán, cuyo eje y cardán vuelven a rotar en la R 18 por fuera del basculante de una manera bien visible por primera vez desde hace mucho tiempo. ¡Todo un estilazo! Las varillas de empuje, ubicadas por encima de los cilindros, recuerdan a las motos deportivas de los años treinta a cincuenta. Al igual que hasta finales de los años sesenta en BMW, se aplica el principio que estableció Henry Ford para su Model T: «Un cliente puede tener su automóvil del color que desee, siempre y cuando desee que sea negro». Por supuesto, en BMW no puede faltar el fileteado de color blanco, pintado a mano con un pincel de delineación.

Felix Wunderlich, Jefe de Gestión y Desarrollo de Productos

Como puede ver, estamos muy entusiasmados con la última creación de BMW, una moto que se distingue del resto de series del fabricante alemán sin dejar de ser una auténtica BMW. Nuestros diseñadores están trabajando con ahínco para desarrollar e implementar nuestras numerosas ideas de modificación y equipamiento para la R 18.

Al igual que la BMW R 80 G/S supuso el nacimiento de las «GS» hace cuarenta años, la R 18 cuenta con todos los ingredientes para convertirse en la pionera de una nueva serie muy prometedora. No solo estaremos atentos a los desarrollos fascinantes que irá experimentando; además, le aportaremos nuestras ideas creativas —y locas— en sintonía con nuestro «BIG-BIG BOXER-SPIRIT». ¡Estamos impacientes por trabajar en esta moto!

¡Sea partícipe de nuestra emoción!

¿Curioso?

Mantente alerta con el boletín de Wunderlich.

» Regístrate ahora
Phone: +34 900 802474
La nueva APP Wunderlich
La nueva APP Wunderlich
Cerrar